martes, 14 de octubre de 2014

¿ERES DE LOS DE FAUBERT?

Existen dos tipos de personas: Los que cometen errores premeditados y los que se arrepienten de no haberlo hecho. 

Julien Faubert será recordado por muchos como uno de los fichajes más peculiares en la última década del Real Madrid. Llegó en el mercado de invierno de la temporada 2008/09 como refuerzo para el equipo de Juande Ramos, donde solo pudo disputar un total de 52 minutos en dos partidos (Racing y Athletic). Su conexión en el banquillo con Drenthe o su siesta en el Madrigal quedará para siempre en nuestras retinas. 

Resulta fácil catalogar de fracaso dicha contratación para ambas partes. No sabemos las razones que llevaron al club blanco a incorporar a este futbolista, pero entrar esta semana en un selecto grupo de futbolistas donde se encuentran leyendas como Puskas, Di Stéfano o Kubala y es que, al igual que ellos, se ha convertido en uno de los no muchos jugadores que ha marcado gol con dos o más selecciones nacionales diferentes, parece haber sido un paso crucial en su carrera. 

Tras varios malabarismos y resquicios legales, Faubert logró poder jugar con la selección caribeña de Martinica (país afiliado a la CONCACAF, pero no a la FIFA) y no sólo eso, también anotó el tanto decisivo del empate a uno para su nueva selección. En su día ya logró marcar en su primer y único partido con la selección francesa, un tanto también decisivo que dió la victoria a los galos por 2-1 frente a Bosnia-Herzegovina en 2006, heredando el dorsal 10 de Zinedine Zidane.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada