viernes, 23 de diciembre de 2011

ARJEN ROBBEN LOGRA EL PISCINAZO DEL AÑO

El futbolista holandés demostró el pasado fin de semana como alcanzar el máximo grado de ridiculez, fingiendo un penalti inexistente. 


Su acción tiene todos los factores para convertirse en el "piscinazo del año", hace un buen regate al defensor dentro del área y cuando el disparo parece franco el bueno de Robben ante la entrada a ras de suelo del contrincante, decide escuchar a su yo malo y tirarse a la piscina, o mejor dicho al césped, como si se tratase de un saltador profesional. 

Consciente del ridículo que ha hecho pide perdón a todo el mundo...y muchos en ese momento pensamos ¡gracias Robben por habernos dado este momento tan gracioso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada