domingo, 25 de mayo de 2014

PINCELADAS DE LA DECIMA

Ayer fue de esas finales que no gustan, carente de atractivo en el trascurso de minutos, el fútbol español tenía la oportunidad de dar un espectáculo ante el mundo y solo se vieron dos equipos tenebrosos. Mucha táctica errónea por ambos banquillos, pocos ataques, multitud de fallos, marrullería por doquier y miedo a la victoria. ¿A la victoria? Si, habéis leído bien. Cuando estas frente al televisor viendo como 22 hombres se centran mas en pequeñas batallas con el adversario que en el juego, te preguntas si de verdad alguien quiere ganar. 

Duras palabras que no me habría gustado mencionar. Sin embargo, principio y final de encuentro, resumen, corroboran  y dan sentido a esta crítica
  • Principio: Que Carlo Ancelotti y Diego Pablo Simeone tome de la partida a Khedira y Diego Costa, es una falta de respeto al espectador, al club y a la plantilla. El alemán no estuvo acertado (en gran medida por no ha sabido lo que es un balón a lo largo de la temporada), pero en el caso del hispano-brasileño roza la excentricidad. Habrá todo tipo de juicios, la realidad es que duro 9 minutos en el campo y perdió un cambio en un encuentro que duro 120 minutos.  
  • Final: Tras el cuarto gol del Real Madrid, Varene provocó al banquillo colchonero lanzando un balón (eso que se vea) a lo que Simeone contesto devolviéndolo con un chut. Con la posterior invasión al campo del entrenador argentino y su pertinente tangana. 
Dos pincelas de un cuadro lleno, que se llama décima y que de valorar únicamente la final, no debió ganar ninguno de los dos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada