miércoles, 23 de diciembre de 2015

County Derby del gitano ojo de mal

Se había dicho adiós a una mala racha fruto de magia negra o de una cuestión meramente psicológica. La gitana accedió a las plegarias y un liberado Derby Country se alzó con su primer trofeo en la historia, no sin sufrimiento, al tener que esperar la prórroga para vencer por 4-1.

Medio siglo había pasado desde que los gitanos fuesen expulsados y esta era la cuarta final de la FA Cup. Era 1946, el Charlton Athletic esperaba como rival en Wembley y antes de la disputa del partido, era tal los murmullos del tendido que varios jugadores acudieron a otra gitana para de una vez por todas acabar con el temido mal de ojo que el club arrastraba años atrás.

Sutil como la seducción, en el sueño del sueño se había entrado, el origen ahí tal vez hallará la razón. Los más excéntricos comenzaban a creer fehacientemente en la maldición que los gitanos lanzaron al Baseball Ground. De no librarse del maleficio, no lograrían jamás nada en el fútbol. Era un hecho. Los años venideros no serían más lisonjeros para un club que jugueteaba con algún descenso y la propia desaparición institucional, en vez de por la lucha de títulos.

Perderían las finales de la FA Cup de 1898, 1899 y 1903, la última por un sonrojante 6-0 ante el Bury. Ocho años habían pasado ya y el Derby County cosechaba más penas que glorias.

En aquel momento no se dio demasiada trascendencia, el estadio se construyó y el Rams comenzó a jugar sus primeros partidos con el sueño de quitar las telarañas a las vitrinas.
Comenzaba su desdicho. De este caldo de cultivo no se podía obtener nada bueno. Los gitanos no se marcharon sin antes arrojar una maldición a aquellos terrenos y al club que los iba a habitar. La expulsión no fue sencilla.

Una explanada que consideraban de su propiedad, pero que resultaba pertenecer a un club de fútbol de reciente creación, el Derby County. Las familias allí aglutinadas se expulsaron de los terrenos que ellos creían su hogar. La sosegada vida de unos nómadas gitanos se vio truncada una tarde de 1895. Todo un revés. 

3 comentarios:

  1. Eres un crack!! ¿Pero a que tipo de persona se le puede ocurrir un articulo así? Un placer volverte a poder leer.

    Un saludo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Lo que es capaz de hacer la mente humana. Y lo que es capaz de destruir el fútbol por unos cuantos fajos de billetes.

    Un saludo Tuto y equipo.

    ResponderEliminar
  3. Con el paso del tiempo el Derby County logró quitarse ese mal de ojo y lograr más de un título. Quizá el SL Benfica deba contactar con algún familiar de aquella gitana, a la que acudieron jugadores de mediados del siglo pasado de los Rams, para que deje sin efecto la maldición de Bela Gutmann.

    Un saludo

    ResponderEliminar