martes, 20 de noviembre de 2012

IBRACADABRA=MAGIA

El 3 de Octubre de 1981, Malmö pudo presenciar el nacimiento de un verdadero mago, con padre bosnio y madre croata. 

Creció en Rosengård, un barrio de inmigrantes, dónde con ocho años empezó a jugar al fútbol en equipos de categoría amateur como el Malmö BI y el FBK Balkan.

A los quince años estuvo a punto de dejar el fútbol, pero fue convencido por su agente para seguir jugando. Ibrahimović completó con éxito sus estudios hasta el noveno curso y aunque fue admitido en la escuela Borgarskolan, pronto abandonó la secundaria para centrarse en su carrera futbolística.

A partir de entonces, Malmö FF, Ajax, Juventus, Inter, Barça, Milan y PSG han podrido disfrutar de sus regates, acrobacias y por sus puesto, goles. 

A simple vista, cualquier persona que no le haya visto ni un solo minuto, puede pensar en el típico delantero tanque, lento y torpe con el balón en los pies. Sin embargo, Zlatan, es la excepción que confirma la regla.
 
Letal en los balones aéreos, desequilibrante con el balón en los pies, imparable en carrera, letal de espaldas...su número en la espalda casi lo define porque es un 9,9.

¿Y por qué un 9,9? Tiene un lado oscuro que muy a menudo extrapola, pero de esto ya hablaremos otro día.

Su cualidades futbolísticas se han visto y se verán influenciadas siempre, por el karate. Cinturón negro, pone al servicio del espectáculo, la técnica de este deporte, con el objetivo de rematar cualquier balón, como demostró la pasada semana ante Inglaterra. 


Después de lo visto solo puedo decir; Genio y figura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada